El titular “Soy mujer y hablo de sexo” puede parecerte poco interesante, de aquellos que no revelan nada. Pero quédate y déjame que te cuente.

Ser mujer y hablar de sexo con total naturalidad en pleno siglo XXI sigue siendo difícil. La sexualidad contada abiertamente por una mujer puede repercutir seriamente en dos cosas: Que crean que siempre estás dispuesta al “folleteo”, o que eres una guarra. Ambas cosas son incorrectas y además una falta de respeto hacia mi (nuestra) persona.

Soy mujer y hablo de sexo

A diario me encuentro con situaciones incómodas, y no sólo en mis RRSS donde expongo mi vida, sino también en mi vida personal. En menos de una semana he recibido varias propuestas de personas de mi entorno que aun sabiendo que estoy casada y tengo una relación monógama se han atrevido a faltarme el respeto hablándome de lo bueno que sería acostarse conmigo.

¡Iros a la mierda! Eso me gustaría responderles. Pero la realidad es que socialmente se esperan mí dos cosas frente a este tipo de situaciones. Primero, que no debería negar tal propuesta porque me encanta follar. Y es que hablar de sexo todavía confunde a las personas y piensan que por ello mantengo relaciones con todo el mundo a todas horas. Segundo, que no sea borde ni estúpida. Esta última iría acompañada de un comentario del tipo: “Encima que te digo lo mucho que me gustas y lo guapa que eres…”. A lo que yo pienso, “Vete a la jodida mierda (otra vez)”.

¿Cuándo podré decir que vivo de la sexualidad sin que automáticamente se erecte un pene pensado: a esta tía me lo follo sin problemas?  ¿Cuándo? Y es que estoy harta de eso, de verdad.

Hablar de sexualidad como una forma de vida

Soy mujer y hablo de sexo en el siglo XXIA ti te puede resultar cool que tenga un sex shop online y trabaje por una sexualidad responsable, consensuada, diversa y divertida. Puede incluso que tú no le des más vueltas, pero otras persona en cambio se creen en el derecho de mandarme fotos de su miembro, hacerme propuestas sexuales e incluso pensar que mi coño tiene más visitas que el museo del Louvre por el simple hecho de hablar de sexualidad.

Soy muy afortunada ya que he currado mucho para sentirme a gusto con mi comunidad. Hoy por hoy sumamos más de 100k personas (más del 78% mujeres) que entienden y respetan mi profesión, pero eso no hace que se reduzcan el número de imbéciles.

Y es que no sólo la sexualidad es mi trabajo si no que también es importante en mi vida personal. Soy fiel a mis valores y por ello aguantaré tanto como sea necesario para que un futuro no muy lejano las mujeres puedan hablar sin bajar el tono de voz, sin sentirse unas rebeldes o sin sentir los ojos de la sociedad anclados en sus espaldas por hablar de sexo. Esto incluye gritar con fuerza que tenemos la regla y necesitamos un tampón, que ayer nos comieron el coño mejor que nunca, que nos gusta follar, que vemos porno y que no todas somos heterosexuales.

Empoderarse sexualmente no significa hablar abiertamente de tu sexualidad. Me parece igual de bien quienes deciden no hacerlo. Hablo de libertad. De poder decir abiertamente que soy mujer y hablo de sexo. Cada uno decide que le hace más feliz, pero para ello las opciones deben existir.


(CLICK PARA TUITEAR) Soy mujer y hablo de sexo para romper con las cadenas de la sociedad #Noviolesmilibertad @yaizaredlights


Romper con las cadenas de la sociedad me ha dado mucha fuerza

Como te decía al principio, el titular de “Soy mujer y hablo de sexo” es mucho más profundo de lo que a simplemente lees. Aunque sigamos pensado que esto ya no ocurre vivimos en un mundo extremadamente machista.

Déjame recordarte que mis derechos frente a los tuyos son los mismos y que mi sexualidad forma parte de una serie de cosas que me acercan al poder y la felicidad. Empoderarme sexualmente y hablar de ello con total libertad, no sólo me ha hecho más feliz si no que también me ha liberado de las cadenas impuestas de la sociedad, convierténdome en una mujer extremadamente poderosa.

Desde aquí te invito a que dejes de lado aquellas cosas que haces simplemente porque se esperan de ti y lo cambies por las cosas que tú deseas de ti misma. Ese es el único camino real para acabar con el gran estigma de la sexualidad y la mujer.

Si lo deseas habla abiertamente de aquello que te gusta así como también de lo que no (por supuesto). Comparte tu visión, experimenta sin miedos, posiciónate frente a los comentarios machistas y ¡vive!. Pero vive en plena libertad de lo contrario sólo estarás sobreviviendo , y eso no lo queremos para nosotras.

 

Eva XX

 

Fotografía: Iris Valle
MUA: Núria Perez

Un comentario de “Soy mujer y hablo de sexo en el siglo XXI

  1. Perla dice:

    También estoy casada y m masturbo pensando en “otros” y que?
    No hago daño a nadie, m gusta, m motiva, m pone y m excita. Acaso con la mente se ponen los cuernos? Pues para q lo sepáis las fantasías sexuales las recomienda l sexólogo y no es mentira.
    M gusta pensar que cuando estoy con mi marido es otro hombre quien m penetra, m besa y m come, y que bien lo hace el canalla!! Es más las fantasías las compartimos por que el también se ” tira” a otras señoras y lo pasamos genial!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si Naugthy People, Cookies, galletas o como queráis decirlo, este es el típico mensaje donde decimos que utilizamos Cookies para mejorar el servicio de RedLights :) ACEPTAR
Aviso de cookies